Síndrome de Asperger: signos para identificarlo y cómo tratarlo

El Síndrome de Asperger forma parte de los Trastornos del Espectro Autista (TEA) y entre más pronto se detecte esta condición, la persona tendrá un desarrollo con mayor calidad de vida, expuso la psicóloga universitaria, Eva Angelina Araujo Jiménez.

A propósito del Día Internacional del Síndrome de Asperger, la docente de la Facultad de Psicología de la Universidad Autónoma de Sinaloa (UAS), explicó que las personas con esta condición tienen un coeficiente intelectual elevado, lo que hace que su lenguaje sea extenso, sin embargo, no saben cómo hacerlo efectivo para comunicarse e interactuar socialmente.

Además, señaló que son individuos que tienen dificultades motrices, se interesan en un tema específico, su lenguaje se desarrolla después de los dos años de edad y tienen un habla robotizada.

“Otra característica muy común es que pueden caminar de puntitas, tener estereotipias, qué es esto, aleteo con las manos, movimientos extraños o a lo mejor tener comportamientos repetitivos; por ejemplo, no me puedo sentar a la mesa hasta que le doy tres vueltas, no puedo sentarme hasta que yo giro en mi propio eje tantas veces”, indicó.

La especialista en psicología clínica, informó que en el mundo uno de cada 156 niños es diagnosticado con Síndrome de Asperger, mientras que en México se cree que existen alrededor de 400 mil casos.

Asimismo, aclaró que no es una enfermedad ni una discapacidad, sino una condición con la que la persona nace y que se va desarrollando conforme va creciendo, mencionando que los padres generalmente reconocen esta condición en sus hijos, por la cuestión del lenguaje, el aislamiento y las estereotipias y que, es después de los tres años cuando se puede determinar más claramente que este es el diagnóstico.

“Es muy importante el trabajo integral entre profesionistas, el neurólogo, el psicólogo, educadoras especiales y, hay un protocolo muy específico desde la ciencia que tienen evidencia científica para trastorno del espectro autista, que insisto, es donde entra el síndrome de asperger”, dijo.

La psicoterapeuta, declaró que contrario a lo que se llega a pensar, las personas con Síndrome de Asperger, pueden llegar a tener una vida “normal” y desenvolverse en el ámbito personal y profesional y en ese sentido, comentó que la UAS es una de las instituciones educativas que ha dado apertura para que jóvenes con esta condición puedan tener un futuro profesional.

“Lo que más procuramos como profesionistas y lo digo también como madre, es que sean personas autónomas; un niño, un adulto, un joven que a pesar de tener esta condición pueda valerse por sí mismo”, externó.